17 feb. 2013

Sin secretos entre sombras

Los acomodadores en el cine la tristeza de conocer los secretos de la oscuridad 1 de 2 <> pero = Existen trabajos, profesiones y modos de caminar el mundo que nos alejan de la magia. Si, está es por si misma demasiado efímera, de una tangibilidad sólo presente en las profundidades del alma; no por esto deja de tener peso, de ser una certeza, un hecho irrefutable. Los trabajos! Imaginemos los acomodadores en el cine, seres que podríamos considerar pequeños, monótonos esclavos del buen modo, que disipan entre penumbras los temores de nuestros pasos y nos guían hacia un pequeño placer. Que será de ellos cuando la luz cobra vida, seres que pasan gran parte de su día en penumbras, pero no sólo eso, sino, mejor dicho, domando las mismas. Imagino manejarse de modo natural entre sombras sea acaso un modo de morir languidamente, saberse inmutable ante aquello que se nos presenta como perturbador desde lo más primitivo de nuestro ser, se me hace un karma difícil de digerir. Y aún así ellos van.

No hay comentarios: