4 feb. 2013

Júpiter

Buscarle forma a las nubes es cosa de críos? hablar con los astros es cosa de adultos que aún sueñan? Como sea los dos son buenos planes si uno intenta alejarse de la mundana y superficial vida cotidiana. Tal vez sólo fue la tormenta que antecede al huracán... que, no era así? Mi locura se viste con palabras, muchas de ellas latentes en nuestro léxico, pero con una pulsión débil, estimó necesariamente por esto me resulta bello encontrarlas. Esa locura hecha palabras busca a el papel (antiguamente) y los bits (hoy día) para dejar su huella, pero nunca hice uso de las opciones que indique al inicio del texto. Bah alguna que otra vez le busque forma a las nubes, pero hablar con los astros? No eso era definitivo. No es que mi locura perdiera consistencia y se escapara al asunto, más bien era suponer a los astros demasiado metidos en su vida celestial para llegar a prestarme atención. Pero... Llegó el momento, ver si podía mantener una conversación con alguno de "ellos"; por supuesto la elección fue Júpiter, me llegó "un dato" sobre su brillo en estas fechas, del hecho de poder verlo en esas posibilidades infinitas escondidas sobre el lienzo estelar. Pero... A veces le escapó a la conversación, no por desinterés, sino todo lo contrario, por querer disfrutar un monólogo (escuchar al otro). Supuse me resultaría más grato "escuchar" las fábulas relatadas por Júpiter a plantearle que de buena gana escuchará las mías. Y así me dispuse, un pequeño balcón, en la simpleza de una silla plástica, con la alegría de los pies sobre la mesa, que podía fallar? Vamos no conté con las nubes sumándose al encuentro, dispersando esa posibilidad mejor dicho, Júpiter seguía ahí, yo era quien no, mi vista envuelta en su lógica no llegó a encontrarlo. Pero quisieron las nubes mejorar esa intromisión y desplegaron un ejército de pequeñas gotas, puro placer para aliviar el día y su calor. Hoy no se si acaso fue celos de Júpiter hacia esas nubes, enojó hacia mi por no haber logrado verlo, la cuestión es que manifestó sobremanera el asunto El árbol de la puerta en casa da fe. Yo en mi mundo no lo escuché caer! Hoy no se si volveré a intentar escuchar a Júpiter, ya veré.

No hay comentarios: