21 oct. 2009

2


O.K. es hora

Las alas desmenuzaban el aire que se interponía en su paso, se precipito primero en forma de pluma, como presagio de la alevosía que nos estaba esperando.

Negra azulado, de un vidrioso brillo, si pudiera volver a ver plenamente el color de una de esas plumas creo recuperaría la visión.

Cuando la insanidad supera los pasos que damos, la idiotez de los mismos esta casi demostrada, en tanto la forma en que adoremos los cielos nos permitirán hablar con la luna.

Y ella dijo:

-Decile a Tommy, que aun oigo su voz, ese susurro que me enamoro en sus canciones.

Así sin mas volvía a hablar de el, alguien que fue “una(o) de sus musas”.

-No soy loro para repetir, susurre espantado, ya viendo al rapaz vuelo que emprendía hacia nosotros.

-Nunca tuvistes las pelotas para cumplir el fisique du rol para el que estas marcado.

-Nunca tuve el suficiente estigma como para jugar el menagge a trois que pretendías, no me iba eso de impostar mis musas para cubrir tus necesidades.

La mirada cazadora tal vez no le pertenecía plenamente, pero en el ejercicio que estaba haciendo de sus habilidades, el cúmulo de encanto estaba ligado irremediablemente a la cacería….

-Como sea se que le vas a decir, no podes conmigo, eso es cierto, como es cierto que una musa no es mas que el fondo mismo del agujero negro que todos somos, solo ella nos ve, o nos deja vernos, como sea, y yo, te dejo verte eso lo se…

En ese punto el ave ya estaba a menos de tres metros de mi cara, tuve el brillo de sus alas bajo unos tenues rayos de sol que se colaban bajo unas nubes tan bien predispuestas para el todo de la imagen.
Vi sus alas plegándose para absorber todo el impulso que traía, note como sus graznidos parecían mas penetrantes, casi humanamente guturales.

Así como un rayo cumpliendo la misión debida, y con la robustez de su pico robo mis ojos de vida…

Ella, no pude ver su reacción, pero sutilmente el sinsentido me la mostró falta de sorpresa, como si todo fuera parte de un designio…


Así decidí partir, a cumplir con su encargo maldito.
Mientras el cuervo, creí sentir se posaba en sus hombros.